miércoles, 27 de enero de 2016

Azulejos (microrrelato)

Tumbado en la cama del hospital, la víspera de su operación, se dio cuenta de que no había terminado nada en su vida. No terminó la carrera, porque tuvo que ponerse a trabajar. Tampoco el curso de inglés por correspondencia que con tanto ímpetu había empezado. Ni siquiera el huerto que había comenzado en la casa del pueblo. Y mientras pensaba en todo esto, se fijó en el mosaico de minúsculos azulejos que cubría las paredes de la habitación. Cuando sus familiares fueron informados, no supieron explicar por qué había mencionado, sonriente, una cifra de cuatro dígitos antes de entrar al quirófano.

No hay comentarios: